Está demostrada la guerra política, económica y mediática contra la Revolución

Comentarios desactivados
Martes 3 diciembre, 2013 - 6:00 pm

Es indudable que hay una guerra económica (que forma parte de la guerra política) contra la Revolución Bolivariana. Esos ataques vienen acompañados de una guerra mediática que está estudiada y demostrada por el seguimiento que hacemos, aseguró Maryclen Stelling, socióloga, profesora universitaria y reconocida analista del entorno.

“Su pronóstico de un nuevo Caracazo y un caos final no se han cumplido a pesar de que trabajan la agenda mediática para impulsarlo, incasablemente. La diferencia es que en aquel entonces había un sector mayoritario de excluidos: esa no es la realidad de hoy”, aseguró.

Dijo que las empresas privadas de comunicación y los dirigentes políticos de la derecha no se refieren, ni atacan los niveles escandalosos de usura, que se han detectado a través de los operativos de Sundecop, Indepabis y los órganos fiscalizadores, porque resta fuerza a su discurso e impulsa el del gobierno.

El saqueo fue magnificado por todos los medios, incluyendo las redes sociales, que están polarizadas, y se han convertido en formadoras de opinión pública por la inmediatez y la ausencia de censura de los mensajes que allí se difunden.

Queda para la historia comunicacional las vergonzosas reseñas, racistas y clasistas, contra la señora Clotilde Palomino (a quienes medios en todo el mundo catalogaron como la saqueadora de Daka).

Paralelamente, al saqueo puntual de una tienda en Valencia en otros establecimientos usureros el propio Poder Popular (la comunidad organizada) impidió la apropiación violenta de los productos. “Eso también habla de ciertos valores aún presentes en los venezolanos”, reflexionó.

Siempre aguda, la analista subrayó que es un momento cumbre y por tal razón no hay que dorar la píldora sino hacer una lectura crítica: Los medios privados tienen sólo publicidad; los estatales y públicos sólo propaganda.

“En nuestros medios, sólo hay tímidas discusiones sobre la propensión al consumo. No puede haber compras racionales si no hay una formación previa. Vale preguntarse por qué después de 14 años valoramos tanto los símbolos de estatus y la posesión de bienes materiales que te asignan ese estatus”, fustigó.

Dio algunas luces sobre el tema, explicando que los sectores que en los últimos 15 años han llegado a clase media (gracias al proceso y las políticas revolucionarias) los esperan los valores capitalistas. “En su inclusión son captados por la sociedad de consumo y no por el socialismo y sus valores”, acotó.

Finalizó, invitando a los sectores que apoyan la revolución a debatir los temas pendientes y reflexionar luego de las elecciones regionales del 08 diciembre. “El año 2014 es una especie de bono democrático, una meseta en este electoralismo constante (sólo elecciones parlamentarias) y debe ser aprovechado para pensar.

“Ellos no tienen que reflexionar nada (la derecha). El capitalismo sigue allí y cada vez saca más votos. Son nuestros pensadores, los colectivos y los movimientos sociales, quienes deben dar nuevas luces. Maduro ha hecho una lectura interesante del momento político y ha respondido con el gobierno de calle”.

YVKE