Indepabis investigará a empresarios que incurren en usura con dólares oficiales

Comentarios desactivados
Miércoles 26 junio, 2013 - 10:47 am
Foto: archivo

A Eduardo Samán, un famacéutico de 49 años, le tocó asumir la reestructuración del organismo que ya dirigió entre 2008 y 2010. Fue justamente en 2010 cuando el antiguo Instituto para la Defensa del Consumidor (Indecu) cambió su nombre por el de Instituto para la Defensa de las Personas en el Acceso a los Bienes y Servicios (Indepabis), con la promulgación de una nueva ley que nació con el propósito de proteger al pueblo de los ataques económicos de la derecha.

Se convierte ahora nuevamente en presidente del instituto, luego que la lucha contra la corrupción, liderada por el presidente de la República, Nicolás Maduro, arrojara el 9 de junio el desmantelamiento de un grupo de extorsionadores dentro del ente estatal, incluido el entonces director nacional de Inspección y Fiscalización, Trino Martínez.

El Jefe de Estado nombra entonces a Samán como la cabeza del organismo “para que haga la revolución dentro de la revolución, para que proteja al pueblo” y en medio de lo que ha sido catalogado como una guerra económica contra los venezolanos emprendida por sectores de la derecha, que se ha visto reflejada en especulación, desabastecimiento y acaparamiento.

Esa batalla contra la corrupción se mantiene dentro del Indepabis, que ha sido relanzado y atraviesa un proceso de reestructuración rumbo a su saneamiento definitivo y por la defensa del salario de los trabajadores. “Estamos recuperando la institución”, dijo Samán en entrevista con la Agencia Venezolana de Noticias (AVN).

Las denuncias de corrupción no han cesado, reveló, pero abarcan no sólo a funcionarios sino a comerciantes. Es el caso de aquellos empresarios que han recibido divisas oficiales y han facturado productos con un valor superior al real para quedarse con un diferencial, o aquellos que venden los bienes a precios exorbitantes, pese a contar con los dólares al tipo de cambio establecido por el Ejecutivo, con lo cual incurren en usura genérica.

Todo está bajo investigación y para ello trabajan en conjunto con la Comisión de Administración de Divisas (Cadivi). “La corrupción empresarial tiene una magnitud mayor que la funcionarial”, había señalado más temprano, durante el inicio del plan de fiscalización del Instituto.

Samán indicó que manejan denuncias de algunos coordinadores regionales y otras sospechas derivadas de la documentación recibida en el organismo. Por ejemplo, actas faltantes de series que son numeradas, que hacen presumir que desaparecieron porque, tras algún procedimiento, el fiscal se transaba con el comerciante para eliminar el caso.

“Eso se va a investigar y vamos a sancionar a esos fiscales y a los comerciantes que se prestaron”, destacó. “Para que haya corrupción hace falta alguien que corrompa. Los empresarios corrompen, son tan culpables como el corrupto”, enfatizó. Consideró la Ley del Indepabis como un instrumento poderoso que podrá aplicarse a estas personas y, además, parar la conspiración que pretende promover la oposición.

Admite que no todas las personas señaladas están fuera de la institución. “Ahora viene la investigación a profundidad y hay que ir tomando las medidas paulatinamente”, acotó.

Samán considera que en la gestión anterior no se impulsó la capacitación ni atención a los servidores públicos para “formarlos en la ética socialista, en la moral, para que no cometan esos actos que ya vimos en la prensa”.

Agradece la confianza del mandatario nacional y de los venezolanos. “No defraudaré ni al presidente Maduro ni al pueblo venezolano, que ha sembrado esperanza y elevado una expectativa en la lucha contra la corrupción, la especulación y el acaparamiento”, aseveró.

El tiempo para esa labor de saneamiento dependerá, indicó, del reconocimiento del pueblo. “La garantía no la doy yo. La garantía de un Indepabis limpio es cuando consigamos el reconocimiento de la gente, de que es una institución que funciona, cuyos funcionarios no son corruptos”. En todo caso, espera que puedan ganar la confianza de la ciudadanía en un lapso breve. Al menos su nombramiento fue recibido con agrado entre las filas populares, que al verlo en la calle, en el inicio del plan de fiscalización, no dudan en acercarse y plantearle personalmente sus denuncias.

Ya ha nombrado a nuevos directores y coordinadores regionales, incluida Janina Colmenares en el cargo que dejó libre el aprehendido Trino Martínez. “Yo espero que no haya un solo caso de corrupción y, si lo hay, el castigo va a ser severo. Yo garantizo que mi equipo no va a incurrir en ningún caso de corrupción. Lo puedo asegurar con los ojos cerrados”, expresó.

De Colmenares, quien fue su alumna en la Escuela de Farmacia, resaltó su formación ética. “Es una mujer incorruptible. Pondría mis manos en el fuego por ella. Va a defender el alimento de todos”, señaló. En el mismo sentido se pronunció sobre la nueva coordinadora de Fiscalización y el Director de Regiones. “El nivel medio de la institución está blindado”, confió.

Cinco frentes de trabajo

La distribución de la carne a precio regulado, supervisar la actuación de las clínicas, las ventas de vehículos y repuestos; las líneas aéreas, ferrys y transporte terrestre interurbano; y el comercio concentrado (centros comerciales y mercados municipales). Estos son los cinco frentes de trabajo que marcarán las acciones del Indepabis en su nueva etapa.

“Una de las cosas en las que vamos a invertir esfuerzos es atender y defender los estratos medios de la población”, señaló el presidente del organismo.

En estos aspectos habrá planes especiales y se asignarán responsabilidades determinadas. “Y vamos a fiscalizar todo”, indicó, incluidas las administradoras de condominios, “porque por ahí están desangrando a nuestro pueblo de clase media”.

En el tema de vehículos, comentó que existe “toda componenda entre compañía de seguros, bancos, concesionarias y ensambladoras”, que debe abordarse en toda su extensión.

En la totalidad de sus ámbitos, revisarán no sólo la relación proveedor-consumidor, sino las de distribuidor-proveedor, importador-distribuidor, fabricante-distribuidor, productor-fabricante, el flete y cada aspecto vinculado con la formación del precio. “Todo eso lo vamos a inspeccionar”, ratificó.

Con la distribución de la carne, garantizó: “Vamos a llegarle a la cabeza de la culebra”, para asegurar la venta del producto a precio regulado. Puntualizó que la carne importada recibe dólares al tipo de cambio oficial, por lo cual no se justifica su venta con sobreprecio y, en el caso de la nacional, que es distribuida en los mercados municipales, la suministraba por debajo de la regulación a los comerciantes.

Apuntó que próximamente, por el ciclo invierno, aumentará la oferta nacional. “Tenemos que apretar las tuercas en este momento”, indicó, y se da un plazo ambicioso para resolver la situación: apenas un mes. “No podemos pasar un mes más pagando la carne con sobreprecio y con una ‘guachafita’ que tienen los carniceros con la gente. El tema de carne es un frente y lo vamos a resolver”, sostuvo.

Así mismo, Samán indicó que habrá un reordenamiento geográfico de la institución, que implicará la división de las coordinaciones de grandes estados, como Miranda, en cuatro regiones; y Zulia, en dos. Estas entidades, junto con el Distrito Capital y Táchira, tendrán atención prioritaria por su volumen poblacional y en la zona tachirense por su carácter fronterizo y la lucha contra el contrabando de extracción.

También contemplan incrementar el número de fiscales, que actualmente supera los 200, con el propósito de equilibrar la proporción de trabajadores administrativos y fiscales. Hoy en día hay unos 700 empleados en la institución, cuando hasta 2010 eran 400, con la misma cantidad de fiscales. “La institución se burocratizó. Pensamos reestructurar eso”, apuntó.

El pueblo organizado: esencial para la lucha

La incorporación del pueblo organizado es fundamental en esta etapa del instituto. Se crea la figura de Amigas y Amigos del Indepabis, dirigida especialmente a incorporar a personas de la clase media.

El organismo seleccionará en principio a 400 personas que, a su vez, incorporarán a otros miembros. Todos tendrán líneas directa con la directora de Fiscalización y los coordinadores regionales, a fin de informar cualquier irregularidad y ejercerán funciones ad honorem de persuasión y vigilancia para el eficaz cumplimiento de la Ley del Indepabis y coadyuvar en la reestructuración del instituto, para enfrentar la especulación, el acaparamiento y la usura.

No poseen facultades de fiscalización, tal como sucede con los fiscales, que deben tener una providencia que los autorice a efectuar las inspecciones. Serán personas notables, de conducta intachable y edad avanzada, precisó Samán.

Mientras, con el poder popular, destacó que cuentan con una red de defensores de la seguridad y soberanía alimentaria, que trabajarán de manera conjunta en las fiscalizaciones, así como los sindicatos, consejos de trabajadores y otras organizaciones sociales.

“Nos sentimos tranquilos, porque organizaciones sociales hay muchas y con un alto nivel de madurez”, manifestó.

El objetivo es que todo el pueblo se una al combate contra estos flagelos y el ataque a la economía y a la revolución promovida por sectores de la derecha. “No podrán hacer chillar la economía”, dijo, al aludir la frase del expresidente estadounidense Richard Nixon, previo al golpe de Estado contra Salvador Allende y que resumió las acciones planificadas por la derecha para quebrar el modelo socialista en Chile.

SIBCI/AVN